Cada vez son más las personas que deciden realizar el proyecto de sus sueños con un guiño especial al mundo en el que vivimos: el tipo de material a utilizar en obra es fundamental para poder cumplir con este tipo de deseo.

Las nuevas tecnologías y los nuevos métodos de construcción permiten afrontar dos de las grandes preocupaciones a la hora de ejecutar un proyecto, los cuales son: qué tipo de materiales intervendrán en la obra y qué grado de eficiencia energética tendrá la vivienda finalizada.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU Ambiente) afirma: “El sector de las edificaciones y la construcción representan una porción significativa del uso final de energía y emisiones relacionadas con energía y su producción, A su vez, representa un gran potencial en términos de implementación de medidas costo efectivo para la reducción de emisiones a nivel global.”

En este sentido, cabe destacar una breve mención a los problemas heredados de la obra húmeda: desperdicios en obra, poca aislación térmica – acústica (lo que produce como efecto secundario un aumento en los materiales de impermeabilización, aislación y, en un futuro un aumento de la energía de dispositivos como estufas, aire acondicionados y caloventores dentro del hogar), poca posibilidad de reciclaje.

La construcción con Steel Framing llega como respuesta a estos problemas: presente en el mundo hace muchísimos años, sin embargo, comenzó a dar pasos pesados en nuestro país hace unos diez años. 

Por eso hoy te queremos contar un poco más las razones por las cuales este tipo de sistema va acompañado de un granito de arena contra el cambio climático.

 

Características de sus materiales

El Steel Frame es un material reciclable, por lo cual, genera menos desperdicio en obra. Una vez finalizado el proyecto puede reutilizarse sin problema en el mismo (con la confección de escaleras, por ejemplo) o cualquier otro proyecto, debido a que no pierde calidad mediante pasan los años ni frente a ninguna adversidad climática.

De todos modos, la construcción con acero posibilita que todos los materiales a utilizar de obra sean calculados, sin necesidad de que estos “terminan sobrando”. Lo que le da impronta de sustentable desde el comienzo de su desarrollo.

Rendimiento de la vivienda finalizada

La aislación térmica y acústica de este tipo de sistema también resuelve los gastos innecesarios de energía en la vivienda finalizada y en el uso de materiales adicionales en el proceso de construcción.

Esto se debe a que, al ser un sistema de construcción en seco, tiene la posibilidad de incluir en el proceso constructivo aislaciones y montantes que contribuyen significativamente a mejorar el confort térmico de los ambientes sin engrosar el espesor de las paredes.

Los beneficios de aislar térmicamente las paredes, techos y pisos con este tipo de sistema pueden llegar a representar una reducción del consumo de energía para su acondicionamiento térmico entre el 35% y 70%.

Es así como el Steel framing contribuye a disminuir el consumo de energía hasta en un 60% en consumo de energía de calefacción y aire acondicionado respecto de la construcción tradicional. Esto representará una importante reducción del impacto ambiental de la construcción, algo muy importante en la era en la que estamos viviendo.

Desde City Steel estamos comprometidos con reducir el impacto ambiental, por eso elegimos el sistema constructivo que más se adecúa a los requerimentos de nuestro planeta en la actualidad. Vos, ¿ya aportaste tu granito de arena?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.